Circunstancias climatológicas


Además del estado de deterioro que tenían muchos de los diques en la región del Delta la catástrofe de 1953 fue una combinación de circunstancias climatológicas.
El 30 de enero de 1953, al sur de Islandia, el clima se congestionó desplazándose hacia la costa de Escocia y a la una de la madrugada se aventó una tempestad detrás de esta congestión. Esta tempestad del noroeste empujó el congestionamiento que principalmente hacia el Sur en dirección sudeste. De manera repentina la tormenta se desató en el mar del Norte. En Escocia la tormenta se empeoró y en la tarde del 31 de enero se desarrolló un huracán en la parte noreste de la costa. Este huracán se desplazó hacia Holanda en donde en esos momentos había pleamar. La pleamar sólo se reforzó con la influencia del huracán y en algunos lugares de Holanda el mar sobrepasó los diques.

A través de Dinamarca y Alemania, la tormenta se acercó más a la costa de Holanda. Durante la noche del 31 de enero la tormenta se empeoró y el viento llegó a 11 en la escala de Beaufort en el mar del Norte y a 10 en la escala de Beaufort en la costa Holandesa. La tormenta siguió su curso y al suroeste de Holanda los vientos midieron 9 en la escala de Beaufort por 20 horas consecutivas. La fuerza de la tormenta era tan grande que el agua no tenía el tiempo suficiente para regresar al mar— no hubo bajamar.

Diques que apenas sobrevivieron las mareas altas. Se nota que el dique casi se cayó
Diques
Después de la medianoche se midieron la altura de las olas: el viento empujaba el agua a una altura de 3,10 metros. Tres horas más tarde se desarrolló una marea viva. La combinación entre la marea viva y el alto oleaje, se midió a las 03.24 de la madrugada el nivel del agua más alto: 4,55 metros por encima del NAP (nivel de agua normal de Ámsterdam).
Los diques no se habían calculado para resistir tal tormenta y a las 03.00 de la madrugada unos cuantos diques fueron penetrados por el mar. Los primeros diques que se rompieron fueron los que se encontraban a los costados del pólder ya que estos eran los que menos se habían mantenido. El refuerzo de los diques se realizó mayoritariamente a los lados del mar porque se esperaba que el mar hiciera mayor daño en esa parte. En realidad, ocurrió al revés. El agua empujó el dique e hizo que la parte débil y no reforzada del lado de la tierra firme se rompiera. Así penetró el agua fácilmente.

Una raptura por Schelphoek, Schouwen Duiveland
Una raptura en el dique
Los diques en Kortgene, Kruiningen y Ouden Tonge fueron los primeros en romperse. Luego, siguieron los diques en Willemstad, Heijningen, Fijnaart,  Gravendeel, Stijen y Numansdorp. En total se rompieron 89 diques. Los daños y las rupturas se pudieron ver a lo largo de 187 kilómetros.

Todo pudo haber sido peor si el máximo oleaje hubiera ocurrida durante la marea viva y no tres horas más tarde. El agua en los ríos se mantuvo relativamente bajo y la marea no se encontraba a la altura máxima, pero de todas maneras los diques no soportaron la tempestad.