El Proterozoico

Oxígeno – el factor fundamental

El Proterozoico, el periodo de la historia de la Tierra entre 2500 y 570 millones de años, comenzó cuando el periodo Arcaico acabó. El desarrollo de una corteza continental eventual meten llevó a la formación de montanas. Primero, arena y sedimentos de arcilla fueron formados. Más tarde, sedimentos de hierro fueron formados en una escala extensa debido al aumento de organismos con vida. Más plantas marinas indujeron la producción de oxígeno adicional en la atmósfera.

Erosión cambia la superficie

Los cambios en la atmósfera tuvieron sus consecuencias en los procesos de meteorización, tal como la erosión y la sedimentación. La meteorización es el fenómeno de descomposición de una roca debido a fenómenos atmosféricos y la vegetación. Erosión es el proceso por el cual piedras sueltas son transportados por el agua, hielo o viento y depositados en otro sitio. La composición de la atmósfera influencio el desarrollo del planeta. Hace 3,8 mil millones de años los organismos unicelulares eran las únicas formas de vida. Hace 2,3 mil millones de años aparecieron junto a los primeros organismos unicelulares organismos con núcleo celular (carion) que no podían sobrevivir sin oxígeno.

Variación, selección y transmisión

El próximo paso fue el aumento de organismos pluricelulares y más tarde organismos que eran capaces de criar. Los organismos pluricelulares encaminaron el curso de la evolución. La evolución está formado por tres elementos: (1) variación de los organismos, (2) selección del más adaptado y (3) transmisión del material genético a la siguiente generación. Hoy en día, en general se acepta que las diferentes especies han ido evolucionando según el modelo darwiniano.