Gestión del agua en el siglo XXI

Espacio para el agua – Durante los últimos años, las personas empezaron a darse cuenta de que no tiene sentido el incremento continuo del tamaño de los diques. Ya se tienen que hacer grandes inversiones para reforzar un dique e incluso a veces un gran número de casas cercanas al dique tiene que ser removida. Si el nivel del mar aumenta un metro la elevación de la diques no es una solución posible. Serán necesarios cambios en la infraestructura de la gestión de agua holandesa para sobrevivir los siguientes siglos. El gobierno ha creado una nueva política en el cual es una prioridad hacer disponible más terreno libre para el agua. Si no encontramos lugar adicional para el agua ahora, eventualmente inundará las estructuras existentes, causando daños irreversibles en las propiedades y vidas. Una de las medidas es designar terrenos que pueden ser inundados en caso de emergencia. Esta medida puede proteger las áreas densamente habitadas, dejando el agua inundar terrenos menos habitados. Sin embargo, un plan de esos es difícil de aceptar por las personas que viven en las posibles zonas de inundación, porque significa que tendrían que dejar sus hogares y reorganizar sus comunidades. Además de esto, los terrenos inundables y las zonas cercanas a los ríos serían ocupados por los ríos frecuentemente. Esto debería disminuir la presión sobre los diques y otras obras públicas durante casos extremos. De hecho, es lógico para muchas personas que los terrenos inhabitados por siglos sean devueltos al mar o a los ríos. Lo que importa más es la seguridad del pueblo holandés. Los pólderes no serán inundados sin ninguna razón. Solo aceptando el hecho de que el agua necesita más espacio podremos garantizar que Holanda pueda ser habitada de manera segura en el futuro.

Protección de las costas – Aumento de riesgos, consecuencias más graves: Se espera que a finales del siglo XXI, el nivel del mar habrá subido unos 20 centímetros. Esto significa que el agua del Mar del Norte estará 20 centímetros más alta frente a los diques y las dunas de Holanda. ¡Según otras previsiones dentro de cien años, el nivel del mar aumentará cerca de un metro! Sin importar si sube 20 o 100 centímetros, la presión sobre la costa holandesa aumentará significativamente. En el próximo siglo, se tendrá que hacer mucho trabajo para mantener Holanda seguro y seco. Además de los cambios en el exterior de los diques, muchos cambios han sido hechos en los pólderes holandeses desde la inundación de 1953. Ambos, populación y riqueza, han aumentado durante los últimos 50 años. Una inundación como la del año 1953, por ello tendría consecuencias más graves hoy de las que tuvo hace cincuenta años: se perderían más vidas y el daño económico y financiero sería mucho más grande. Esto significa que los diques no son solamente necesarios por el riesgo de inundación, pero porque el daño provocado sería peor. Ahora enfrentamos un riesgo mucho más grande con consecuencias mucho más severas.

Seguridad – El gobierno holandés ha estado publicando consejos sobre la protección de las costas para clarificar su política respecto a la protección de las costas. En el año 2000, El Ministerio de Transportes y Obras Públicas publicó el Tercer Boletín de la Costa, titulado “Tradición, Tendencias y el Futuro”. El objetivo principal del artículo es que los intereses de la seguridad pública estén en equilibrio con los intereses de la disponibilidad de terrenos para la población. Las costas tienen una función de protección, pero también tienen otras funciones. Durante siglos, las dunas han sido una zona residencial muy popular. Además, las personas la utilizan como zona de recreación y alberga una variedad de plantas y animales de los cuales sirve como hábitat natural. Un movimiento a favor del incremento de la seguridad pública necesariamente significa que habrá menos espacio para otras funciones importantes de la costa holandesa. La llave de la gestión de agua integrada es la incorporación de estos aspectos diferentes en un plan de gestión.

Combate de la erosión de la costa – La suplencia de la arena es una manera de enfrentar la erosión de la costa. Mediante la colocación de grandes cantidades de arena en las playas y las aguas en frente de las playas las dunas pueden ser protegidas de la erosión. Aunque las zonas costeras sean seguras hoy en día, es necesario la intervención para mantener la seguridad de los holandeses en el futro también. A largo plazo, serán necesarios diques más altos y anchos. El aumento de nivel del mar minará la infraestructura del Plan Delta. Sin embargo, los diques anchos requieren más espacio. La cuestión es si este espacio se debe de crear en la tierra o en mar. La suplencia de la arena se realiza en el mar, pero la ampliación de los diques hacia la tierra no se podrá evitar. Para enfrentar la futura subida del nivel del mar, algunas áreas tendrán que ser “cercadas” como zonas de protección costeras. En la provincia de Zelanda, esta será el suroeste de la costa de Walcheren y el oeste de Zelanda Flandes. En la mayoría de los casos hay espacio suficiente en las dunas para la protección de la costa, aunque no en las cercanías de los centros turísticos de la costa. Se puede proveer el riesgo para estas ciudades y aldeas. Se puede trazar una línea roja alrededor de muchas localidades, fuera de la cual no se permite la construcción de nuevas casas e infraestructura. Mediante el equilibrio (1) de la protección de la costa, (2) el planeamiento medioambiental, y (3) la naturaleza y el paisaje, es posible el control de la costa holandesa.

El Acuerdo Nacional sobre el Agua – El día 2 de julio de 2003, el gobierno holandés, los consejos/juntas comarcales, las autoridades locales y el Rijkswaterstaat (que puede ser comparado con el Departamento de Obras Públicas) firmaron el Acuerdo Nacional sobre el Agua. Una nueva manera de gestionar el agua es necesaria, ya que cambios meteorológicos incluyendo periodos extremamente largos de sequía y precipitación están previstos. También es necesario desarrollar una nueva política debido a la fluctuación del        
Drenaje de los ríos y el aumento del nivel del mar. Esta política sigue los objetivos de la gestión del agua sustentable. En contraste con el pasado, no se puede aceptar el drenaje del exceso del agua al mar, si no se tiene que contener en una zona al que llegue naturalmente (por ejemplo mediante la precipitación). Si la retención no es posible, el agua puede ser almacenada en áreas alocadas. Cuando los niveles de los ríos alcanzan una cierta altura, a veces se abren los diques para que agua pueda entrar de propósito en pólderes preseleccionados. El agua almacenada puede ser usado durante la época de sequía.

Algunos de los proyectos del 2003: el Woolde cerca de Hengelo, la separación del agua de lluvia en Nimega, el pólder Oost cerca de Anna Paulowna, el Lappenvoort, Glimmermade y los pólderes del Oosterland, y las reserva natural de Groote Brekken cerca de Lemmer. Estos proyectos son las prioridades de la gestión del agua holandesa para el siglo XXI. En los próximos años, se empezarán 250 proyectos más para ampliar el espacio para el almacenamiento del agua.

Los holandeses viven con el agua – Las amenazas que tienen que afrontar los holandeses son tomados suficientemente en serio como para lanzar una campaña para informar a los ciudadanos de las futuras posibilidades. El 15 de agosto del 2003, una campaña fue lanzada, con el slogan  “Nederland leeft met Water”, que más o menos se puede traducir como “Los holandeses Viven con el Agua”. La relación entre Holanda y sus aguas se está enfatizando mediante la conversación pública. Se presta mucha atención a la cuestión de cuanto tendrán que tratar los holandeses del agua en el futuro, mediante anuncios, comerciales de radio y televisión, carteleras y la Internet. El meteorólogo, Peter Timofeff tiene un papel importante en esta campaña, ya que el explica la necesidad de algunas medidas a ser tomadas. Es chocante que se necesite una campaña de estas. Los diques parecen fuertes y seguros y pocas personas se dan cuenta de lo que podría ocurrir si los sistemas de gestión del agua fallan (debido a una guerra, eventos naturales, etc.)

Internacionalización de la gestión del agua – La gestión del agua es cada vez más frecuentemente efectuada al nivel de la cuenca de los ríos, lo que requiere la cooperación con los colegas las juntas de agua de Alemania, Suiza, Francia y Bélgica. Lo que pasa en las regiones superiores de las cuencas de los ríos es muy importante para Holanda. Si por acaso, se crean grandes áreas de retención en Alemania, los riesgos de inundación en Holanda disminuyen significativamente. La gestión del agua se ha tornado en la característica distintiva de Holanda. Se consultan los expertos en agua holandeses para cuestiones tanto técnicas como sociales (gubernamentales) relacionadas con la gestión del agua.