Inversión de los procesos negativos

Los problemas medioambientales no son un fenómeno nuevo y se ha hecho mucho esfuerzo para atenuar sus efectos negativos. En Holanda existen muchas organizaciones preocupadas con la protección de la naturaleza, y también las políticas del gobierno tienen en cuenta los asuntos medioambientales. Algunas de estas iniciativas: la restauración de viejos riachuelos, conservación del agua en zonas de sequía, facilidades especiales para la migración y creación de peces, el reestablecimiento de la diversidad de las orillas de los ríos, etc.

Restauración de los riachuelos: Debido a la extensa canalización durante el último siglo mucho de los riachuelos han desaparecido. Gracias a la restauración de estos riachuelos la vegetación, los peces y todo tipo de animales típicos de esos terrenos tienen más espacio para crecer. Las aguas naturales crean un ambiente más agradable para los humanos y animales y plantas de la región.

Sistemas integrados de gestión del agua: La gestión del agua siempre ha sido una cuestión técnica, pero con los sistemas integrados tienen en cuenta los valores del medio ambiente. Mediante el proyecto de ampliación de los ríos se han creado terrenos naturales inundables, que no pueden ser usados para la agricultura. Debido a la capacidad restringida de los ríos, se crearon terrenos inundables o de retención de agua, para que el aflujo de los ríos entre gradualmente en el mar. Esto reestablece la dinámica natural de los ríos y resulta en periodos naturales de inundación y de sequía. Está dinámica habitualmente sustenta una gran biodiversidad.

Migración y contaminación del pescado: Además de crear estructuras para que los peces puedan pasar por los diques y embalses, hay cada vez más atención en reestablecer las zonas de reproducción tradicionales de los peces. Para la cría, los peces necesitan agua de buena calidad y riachuelos y orillas apropiadas.