La construcción

Dragado


Barrera Hollandseijssel
Después de la catástrofe se aceleró la construcción de la barrera. Las preparaciones comenzaron apenas un año más tarde, el 18 de enero de 1954. La barrera se edificaría en la desembocadura del Hollandse IJssel y el Nieuwe Maas, entre Krimpen aan de IJssel y Capelle aan de IJssel. El río tiene un ancho de 250 metros en este lugar. Se requirió mucho trabajo de antes de que la construcción de la barrera comenzara. Primero, el transporte marítimo no debería estorbarse. Un promedio diario de 250 barcos transitaban en el río. Gracias al dragado de las regiones inundables los barcos y buques pudieron pasar sin problemas. Segundo, grandes lajas de arcilla tuvieron que ser removidas porque eran demasiado débiles como cimiento. La arcilla fue reemplazada con arena. El barco de succión Ahoy succionó la arena del Nieuwe Maas, a la altura de Vlaardingen. Después se transportó la arena vía buque a Capelle donde fue descargada por dos grandes grúas flotantes. Debido a que el Nieuwe Waterweg requería una dragado de todas maneras, se resolvieron dos problemas de una sola vez.
 

Las paredes de la represa

Una vista desde arriba de una esclusa en construcción
Esclusa
En julio de 1954 se completó el trabajo de dragado y se comenzó con del pilotaje de las paredes de acero que conformarían el dique. Dentro de estas paredes se evacuaría el agua con bombas. Para la construcción de este sitio de construcción subterráneo se utilizaron un total de 100 kilómetros en paredes de acero. Una gran parte del trabajo no se realizó encima del agua, sino debajo del agua.  El trabajo de la represa consta de bajar las compuertas corredizas de metal de 80 metros de largo. Sin la toma de precauciones, estas compuertas serían demasiado pesadas para ser soportadas por el lecho del río.

El umbral

Entonces, se hizo un umbral que podía soportar las paredes de la represa. Un dique seco de 80 metros de ancho fue necesario porque la barrera tenía que ser del mismo largo que las rejillas. Esta tarea pareció imposible porque implicaba el cierre de una gran porción del Hollandse IJssel al transporte marítimo. Por lo tanto, las dos grandes barreras se hicieron por partes. Cada una de ellas consistía de dos partes con una anchura de 27,5 metros que fueron colocadas en medio del río. Con dos pedazos adicionales de 12,5 metros se unieron las piezas así realizando la conexión con las orillas. 
 
Las barreras tenían una forma especial. Desafortunadamente esta forma especial amenazaba la estabilidad de las barreras. A medida que las rejillas se hacen descender, la corriente se fortalece debido a que el espacio en donde pasa el agua se hace más estrecho. Es esta corriente que puede llevarse la tierra alrededor de la barrera. 
 

Esclusa de cierre

Una vista desde arriba de una esclusa en construcción
Esclusa
Durante la segunda fase del proyecto se construyó una esclusa de cierre a costados de Capelle aan de IJssel. Inmediatamente al lado de la barrera de tempestad se trabajó sobre esta esclusa que llegó a medir 24 metros de ancho y 120 metros de largo para no obstruir el transporte marítimo. Las puertas de la esclusa pesaron 60 toneladas. Además, se construyeron los cimientos para las torres de ascensión y las cabeceras del puente que formarían la conexión con la orilla. Sin embargo, el lecho del río era débil, así que se tuvo que colocar un total de 33 kilómetros de pilotes. Si hubieran vivido personas cerca del sitio de construcción el ruido los hubiera enloquecido.
 

Compuertas corredizas

Un barco transporta un pasador
Pasador
Mientras que se construían las barreras, las esclusas de cierre y las cabeceras de los puentes, también se fabricaron las compuertas corredizas. Éstas tendrían las medidas de 81,2 metros de largo y 11,5 metros de alto. La construcción de las compuertas corredizas fueron, tal como los umbrales, creadas por partes y luego ensambladas. Ya que éstas pesaban 635 toneladas, no se podían mover fácilmente. Para el deslizamiento vertical de las compuertas corredizas se necesitaba un contrapeso que llegó a pesar 460 toneladas para garantizar que éstas tocaran el fondo. Motores de electricidad en las torres manejarían el movimiento de los compuertas. Gracias a un generador, las compuertas cuentan con energía incluso en una falla de electricidad. Se descartó el riesgo de que la barrera no podía ser cerrada, por esta razón se construyó cada compuerta por separado. Antes de que se terminara la primera compuerta se inició la compuerta oeste. Si se hubiera desatado una marea viva, el terreno detrás de la compuerta terminada sería protegida. Eventualmente se colocó la compuerta de reserva detrás de las dos torres en 1977.
 

Torres

Una grúa está construyendo una rueda de cable
Ruedas de cables
Las torres que cargarían las compuertas tenían un alto de 45 metros. Los barcos y buques debían de poder pasar por debajo de las compuertas corredizas. Las torres crecieron unos 3 metros cada semana hasta el otoño de 1957 cuando se pudo comenzar la construcción de las compuertas corredizas. Primero, se introdujo el mecanismo para las compuertas corredizas, después las puertas de las esclusas, luego el puente movible, siguientemente el puente y finalmente, unos días antes de la Navidad, la compuerta de tempestad construida de acero. La represa del Hollandse IJssel logró que una gran parte de Holanda Sur fuera protegida contra los altos niveles de agua corriente y además le brindó una mejor conexión con las islas de Zelanda.