Las inundaciones de Santa Isabel (1404, 1421)

La primera inundación de Santa Isabel (1404)

El 19 de noviembre, partes de Flandes, Zelanda y Holanda sufrieron las consecuencias de una tempestad la cual pasó a la historia como la primera inundación de Santa Isabel. El daño que causó esta inundación fue enorme ya que en 1375, esta misma región sufrió otra inundación la cual llevó a la construcción de diques de protección alrededor del Zuudsee. Con esto los habitantes se confiaron y colocaron sus parroquias justamente detrás de estas construcciones. Todo esto se perdió en 1404, pero esto no fue lo único: un área con los poblados de Ijzendijke y Hugevliet los cuales no habían sido tocados por las pasadas inundaciones, en 1404 fueron perdidas al mar.

La segunda inundación de Santa Isabel (1421)

En 1421 la famosa inundación de Santa Isabel causó muerte y destrucción en Zelanda y Holanda una segunda vez. Se cree que esta tempestad constaba de una enorme tormenta del noroeste seguida por una marejada ciclónica. Una marea viva, como la de 1953, no fue responsable, pero la humedad en este periodo causó que la altura de los ríos fuese mayor. Encima de esto, brechas en la costa de Grote Waard, o sea, el lado sur de la provincia Zuid-Holland, causadas por inundaciones previas aumentaron la gravedad de la inundación de 1421. Grandes porciones de Grote Waard se perderían y nunca obtendría la misma forma que antes. En el lugar donde el agua penetró al país, pasando a Dordrecht, se quedaría allí permanentemente. Justamente en este lugar se formó el Biesbosch. No se formó en un día como lo dice el mito, sino después de unas décadas.

Afortunadamente el impacto de la inundación en Zelanda no fue serio. La parte oeste de Flandes Zelandés apenas fue afectado. Al contrario, el área Noord-Beveland fue destruido. La isla fue tan dañada que Jan van Beieren bajó impuestos para que la gente pudiera reconstruir el área. Zuid-Beveland también sufrió mucho. Las parroquias de Beoosten y Yerseke corrían el riesgo de ser inundadas en la próxima inundación. En los años después de la inundación de Santa Isabel las parroquias en Schouwen y Duiveland no pudieron pagar contribuciones al obispo de Utrecht debido a que tenían que pagar la reconstrucción de las parroquias. El 19 de noviembre de 1404 se perdieron 30 poblados y aproximadamente 2.000 personas fallecieron.