Las obras del Plan Delta

Historia

Los estudios realizados en 1937 por el Ministerio de Agua y Obras Públicas (Rijkwaterstaat) demostraron que la seguridad de los Países Bajos se encontraba en peligro durante épocas de grandes corrientes y altos niveles de agua. La restauración y construcción de nuevos diques dentro de áreas densamente pobladas como las que se encuentran a la boca del río Rin, Maas y Escalda parecía un proceso largo y costoso. La primera solución fue el represamiento de la desembocadura de los ríos Westerschelde, Oosterschelde,  Haringvliet y Brouwershaven Gat. Esta propuesta se llamó el Plan Delta (Deltaplan). En 1950 comenzó el represamiento del Brielse Gat y el Botlek. Como consecuencia, el Brielse Maas se convirtió en un embalse de agua dulce, un cambio importante ya que la horticultura en Voorne se encontraba en necesidad de agua dulce. 
 
La grandiosidad del Plan Delta requirió la necesidad de una ejecución paulatina del proyecto a lo largo de las siguientes décadas. Desgraciadamente, esto no fue posible debido a la gran inundación de 1953 en donde 1.835 personas fallecieron y aproximadamente 150.000 hectáreas fueron inundadas. 

La ejecución sería radical: veinte días después de la catástrofe se formó la Comisión del Delta (Deltacommissie) la cual se encargaría de aconsejar la ejecución del Plan Delta de manera que asegurara una protección sustentable en la región del delta. La protección se debía poder asegurar sin tener que cerrar vías marítimas como el Nieuwe Waterweg y el Westerschelde por su gran importancia económica en los puertos de Róterdam y Amberes.

Para la construcción de diques en las desembocaduras de los canales se tenía que construir diques auxiliares en el Zandkreek, el Krammer, el Grevelingen y el Volerak. Este diques se conocen como diques de compartimentación ya que dividen el agua en múltiples compartimientos. En 1959 se promulgó la Ley del Delta con la finalidad de facilitar la construcción de los diques. La construcción del Plan Delta fue un proyecto de tal magnitud que a veces se le refiere como la octava maravilla del mundo. 

EJECUCIÓN

Las primeras semanas

Una vista desde arriba de la barrera para la marea alta
Barrera para la marea alta
En 1958 se comenzó a utilizar la barrera de tempestad en el Hollandse IJssel. Esta barrera era de gran importancia porque protegería al este de Holanda, también conocido como el Randstad, de inundaciones. Tres años más tarde, en 1961, se realizó el cierre de los canales Veerse Gat y el Zandkreek y como consecuencia de este cierre se creó el lago Veerse (Veerse Meer).
 
Las esclusas del Haringvliet (Haringvlietssluizen) y el dique de Brouwers (Brouwersdam)
En la desembocadura del Haringvliet se construyó un complejo de esclusas para la eliminación de agua sobrante del río Rin. El mismo complejo de esclusas tiene la posibilidad de abrirse durante inviernos particularmente fríos para así recuperar el movimiento de las mareas y prevenir el congelamiento de los grandes ríos.
Una vista de la parte sur de la esclusa de Haringvliet
Esclusa de Haringvliet
Solamente durante casos de emergencia se permitiría el paso de agua salada al Haringvliet. Después de la construcción del dique de Haringvliet (Haringvlietdam). El Haringvliet eventualmente se convirtió en un río de agua dulce. En 1971 se comenzaron a operar las esclusas de diecisiete aperturas de sesenta metros de anchura. El dique de Brouwers, al sur del Haringvlietdam fue completado diez años después. 

El Oosterschelde

La barrera para detener el agua
La barrera para detener el agua
Originalmente se había planeado el cierre del Oosterschelde. El agua que se encontraría detrás del dique se transformaría tal como en el Haringvliet y el lago Zeeuws (Zeeuwse Meer) en agua dulce. No obstante surgió resistencia en este procedimiento ya que su construcción resultaría en la destrucción del medio ambiente de agua salada único del Oosterschelde. No solamente era el medio ambiente pero también la población piscícola que sufriría como resultado del la construcción de un dique. En 1976, el gobierno holandés concedió una alternativa: Se había formulado un plan en donde el dique del Oosterschelde sería previsto de un par de esclusas que solamente se cerrarían en caso de extremos niveles de agua así manteniendo el medio ambiente y la población piscícola.
El agua corre hacia el mar norte
La barrera de Oosterschelde
Se colocaron sesenta y dos aperturas cada una contando con 40 metros de anchura en la barrera para dejar pasar la mayor cantidad de agua salada posible. Con esto también se trató de mantener el movimiento de las mareas. Finalmente la barrera de Oosterschelde (Oosterscheldekering) resultó ser una de las construcciones más grandes del mundo. Los costos de una presa abierta eran considerablemente mayores que los costos de un dique cerrado: 2,5 miles de millones de euros fueron necesarios para terminar la barrera. El 4 de octubre de 1986, la Reina Beatriz dio la apertura de la barrera de tempestad Oosterschelde.

La importancia de las obras del Plan Delta

La barrera de Oosterscheld con la isla Neeltje Jans.
La barrera de Oosterscheld
Además de reducir la extensión total de los diques por 700 kilómetros, el Plan Delta tuvo también otras numerosas ventajas. Primero, se mejoró el abastecimiento de agua dulce para la agricultura debido a que la frontera entre el agua dulce y el agua salubre se hallaba más hacia el oeste gracias a la construcción de los diques. Entonces, se requirió menos agua dulce para mantener el balance entre agua salubre y dulce. El agua también sería trasladada hacia el Norte en dirección del lago IJssel de manera tal que mejoraría las condiciones del agua.

Segundo, el balance total de agua en la región del delta aumentó. Con la construcción del dique y de los diques de compartimentación o diques auxiliares, las corrientes de agua fueron mejor controladas. Diferentes tipos de esclusas fueron colocadas en diversos lugares para permitir el paso del agua fresca y así desechar el agua sucia.

Tercero, la construcción de los diques fue favorable para la movilidad y la comunicación entre diferentes regiones de Holanda: grandes porciones de Zelanda se encontraban relativamente aisladas hasta mediados del siglo XX. La construcción del puente de Zelanda y del túnel de Westerschelde (2003) también ayudó a la movilidad.


Barrera de Hartel
Cuarto, la construcción de las obras del Plan Delta fue positivo para el transporte marítimo nacional. En 1976, los Países Bajos conjuntamente con Bélgica cerraron un acuerdo con el fin de mejorar y regular la organización del transporte marítimo de los puertos de Amberes y Róterdam. Durante la construcción de los diques, esclusas y canales al oeste de la región del delta se mantuvo en cuenta los intereses del transporte marítimo. Por último, las obras del Plan Delta tuvieron influencia en el desarrollo de la naturaleza y la recreación. Una cantidad de zonas naturales fueron dañadas de manera irreversible, pero también surgieron nuevas reservas en otros sitios. Hoy en día las costas que se secaron se utilizan como áreas de recreación. La pregunta de que si la naturaleza y el medio ambiente se han beneficiado con estos cambios sigue siendo debatida. Algo que sí es seguro es que existe la necesidad de una política sustentable para mantener un balance entre la protección, prosperidad y la naturaleza.  

Otros desarrollos

Además de la construcción de presas y barreras nuevas, algunos de los diques existentes tuvieron que ser elevados como en el poniente de las islas Walheren, Schouwen-Duiveland y Goeree-Overflakkee y al costado de la vía marítima de Róterdam y el Westerschelde ya que éstos no recibían protección adicional de las obras del Plan Delta.
 
Es un error común pensar que las obras del Plan Delta fueron para reemplazar los diques ya existentes.


Maeslantkering
En la mayoría de los casos era más rápido y económico reforzar los diques existentes ya que el reforzamiento de los diques tenía costos altos de tiempo y dinero. Debido a esto, se construyó otra obra del delta al oeste de Maassluis a finales del siglo XX. Esta barrera móvil denominada la barrera de Maeslant puede cerrar el Nieuwe Waterweg si el nivel del agua llegara amenazar los diques en el entorno. Debido a los cambios climáticos y el elevamiento del nivel del mar hay una gran posibilidad que ocurran altos niveles de agua en la costa de Holanda y Zelanda. La población que vive en los pólderes a unos metros por debajo del nivel del mar ha aumentado incluso después de la inundación de 1953. Tomando estos datos en cuenta, el consenso general entre científicos es que el refuerzo de los diques y la construcción de presas y barreras no es de ningún modo el sitio final en la batalla contra el mar.