Las primeras inundaciones

Durante el transcurso del 26 de diciembre de 838, el noroeste de Holanda se encontraba bajo agua debido a una inundación en este día. La razón primordial que logró la posibilidad de dada catástrofe fue la falta de diques. No se ha escrito mucho acerca de esta inundación, solamente se han encontrado dos reportajes independientes. El primero es del Obispo Prudentius van Troyes. Él escribió en sus anales, escritos en el periodo 835-861, que el 26 de diciembre de 838 casi toda la provincia Frisia se encontraba inundada. El agua llegó a la altura de las dunas y los habitantes, animales y casas fueron tragadas por el agua. Se especula que hubo 2.437 víctimas. (La provincia Frisia de antes es la región Frisia de hoy incluyendo toda la costa de los Países Bajos.) El otro reportaje proviene de los llamados anales Xantenses. Dentro de estos anales se describe un tornado durante el mismo 26 de diciembre de 838 que empujó el mar hacia las orillas y que estas olas destrozaron muchas aldeas.

La segunda inundación reconocida en la historia de los Países Bajos ocurrió el 28 de septiembre de 1014. Por primera vez se habla de una catástrofe que inundó a toda la línea costera de los Países Bajos. La región que más sufrió, según reportajes fue Walcheren. Según una crónica, escrita por la abadía de Quedlinburg en Saksen, se habla se aproximadamente miles de fallecidos.