Naturaleza

Pájaro
Pájaro
Con la culminación de la construcción del dique de Brouwers se cerró también el paso de agua de manera repentina. Ya no había casi movimientos de mareas y una gran parte del ecosistema del lago de Grevelingen se basaba en la influencia del agua marina. Un buen ejemplo de esto son los osteros comunes que viven en las altas orillas del Grevelingen, pero buscan su comida en las aguas bajas y las orillas. Directamente después del cierre, estas aves no podían conseguir comida ya que se murieron diferentes mariscos y plantas.
 

Un cementerio en el mar

Dos semanas después del cierre del Grevelingen, la orilla se convirtió en un gran cementerio: se encontraron aves y animales muertos a todo lo largo de la orilla. Muchas especies eran dependientes del oxígeno y el alimento proveniente del mar del Norte, y como los procesos de descomposición requieren oxígeno, se obtuvo un círculo vicioso por el cual el oxígeno necesario se extraía del agua. Aunque la mayoría de la fauna muerta se hundió al llegar la pleamar, todavía se podían ver las consecuencias del cierre por encima del agua. Los légamos, o lugares mojados que se secan con la bajamar, que normalmente se mantenían mojados, se habían secado.

Pez
Pez
Tierras de légamo componen una gran parte de la tierra arcillosa de Zelanda, Groningen y Friesland. La falta de vida en los légamos hizo que no crecieran plantas para prevenir la erosión de arcilla seca. Para evitar el secamiento se tomaron en cuenta dos medidas: primero se cultivaron grama y granos que ayudarían a mantener la tierra junta. Segundo, se cercaron las tierras arenosas con ramas. Dentro de estos bosques se formaron médanos que también ayudarían a evitar la erosión. En los légamos originarios se establecieron nuevos tipos de aves, entre otros, avocetas comunes, frailecillos blancos, chorlitejos grandes y alondras de mar. Estas aves utilizan las tierras con alto contenido de conchas como criadero. Al momento en las plantas volvieron a crecer, vinieron más avefrías europeas, archibebes comunes, agujas culinegras y alondras.
 

Zosteras

Hompelvoet, una isla en el Grevelingen, brinda hogar al criadero más grande de las golondrinas de mar en la región del delta con casi 3.000 pares de crías. También hay aves que vienen especialmente por la calidad de las zosteras que brinda el Grevelingen. También algunos peces les encantan esta delicia. En Holanda se pueden conseguir dos tipos de zosteras en las costas del mar Wadden, en los brazos de mar en Zelanda y en Zuid-Holland. El primer tipo, el más grande, se esparció a lo largo de de 4.500 hectáreas (45 kilómetros cuadrados) durante el cierre del Grevelingen en 1971. Desde 1989 esta cantidad descendió por 95% probablemente debido al hongo Labyrithula. La planta crece en lugares donde la bajamar no la seca. La pequeña zostera tiene hojas más pequeñas y crece en lugares que se resecan durante la bajamar. Hasta en las partes más profundas del mar Grevelingen se consiguen zosteras, porque los rayos solares pueden penetrar mejor gracias a la transparencia del agua. 
 
La barnacla de cara negra come mucha zostera, así también como a la foca común, el silbón europeo y a los cisnes blancos les gustan comer esto. Entre las zosteras viven muchas aguas malas y gobios negros. El gobio negro fue un nuevo tipo de pez en la fauna acuática holandesa. Este se descubrió en 1964. También la margarita reticulada es una especia nueva para el Grevelingen. Anteriormente se conseguía en los canales de Walcheren y Zuid-Beveland, pero ahora es una de las conchas más comunes de esta región.
 

Restauración del balance

El canal de desagüe terminado de la presa de Brouwer
Canal de desagüe de la presa de Brouwer
Después de haber leído los dos últimos ejemplos se puede observar que la flora y la fauna se habían dañado parcialmente con el cierre. La mayoría de las especies se recuperaron. Algunas especies desaparecieron, pero también llegaron nuevas especies. El primer ejemplo está compuesto por los lenguados jóvenes que antes del cierre nadaban en el Grevelingen. Después del cierre estos peces no podían seguir su recorrido al mar. Desorientados se mantuvieron en este lugar, lo cual atrajo a una gran cantidad de pescadores. Esta especie hubiera desaparecido si no se hubieran tomado medidas. El daño se retrocedió cuando las esclusas de paso en el dique de Brouwer se habían terminado, lo cual permitía el paso de estos peces al mar. 
 
El segundo ejemplo son las ostras. El gran temor de todo el mundo cuando se iban a cerrar los brazos de mar era que desaparecerían las famosas ostras de Zelanda. Durante el fuerte invierno de 1962-1963, se murieron casi todas las ostras. Cuando se descubrieron más ostras la felicidad era enorme. Aún con el cierre de la apertura del lago de Brouwershaven no desaparecieron las ostras donde permanecen y producen millones de nuevas ostras cada año.