Peces en peligro

El ser humano: enemigo principal

Al contrario de lo que la película “Tiburón” permite creer, tan solo 30 personas mueren anualmente debido a los tiburones. Aún así son 30 vidas, pero no podemos olvidar el número de tiburones matados al año -aproximadamente 700 000 toneladas al año. Una gran variedad de tiburones, incluyendo el tiburón blanco, son pescados en exceso. Los tiburones son particularmente vulnerables al exceso de pesca, ya que lleva varios años para que alcancen la fertilidad. Así, hay una gran probabilidad de que sean pescados antes de alcanzar la fertilidad. Esto no es únicamente malo para el número de tiburones actuales, si no también con vista al futuro.

Exceso de pesca

Varias especies de pez marino también son pescados en exceso. Todas las especies de pez necesitan un número mínimo para poder mantener la populación. Si los peces son pescados en exceso, su populación desciende y como consecuencia, la industria pesquera también  decrece. Además, si los pescadores no tienen en consideración la capacidad de reproducción de los peces, causarán problemas para ellos mismos a largo plazo. Se plantea la pregunta sobre si el ser humano es capaz de manejar los recursos marinos naturales. Tendrán que pasar décadas para que la populación vuelva a los niveles originales. Principalmente es difícil de monitorear los peces que cruzan fronteras internacionales, como es el caso de algunas especies de atún. Incluso la populación de sardinas en el Pacífico y anchoas peruanas ha disminuido drásticamente, aunque anteriormente existían en gran número y se pensaban inmunes al exceso de pesca. Los pescadores deben tener en cuenta las consecuencias negativas de su actividad al establecer los periodos de pesca debidamente. También sería útil no pescar las especies de pez más en peligrados.

Pez de agua dulce

Los peces más amenazados son los peces de agua dulce. Habitan en los ríos y lagos en zonas que enfrentan graves problemas ambientales, provocados por la fuerte de la presencias industria. Muchas especies típicas de una zona no pueden evitar la contaminación, debido a las superficies pequeñas de agua en los que habitan y a  los límites naturales del agua. Por ejemplo, después de cerrar el Haringvliet, muchos peces de agua salada no tenían a donde ir. Para los peces de agua salada, que viven en los mares y océanos, es más fácil de encontrar nuevos espacios de vida. Puesto que los peces de agua dulce generalmente son típicos de una cierta zona, la polución tiene un impacto enorme en la existencia de los peces. Si no se toma acciones preventivas ahora mismo, los niveles de contaminación aumentarán debido al aumento de la contaminación global.